18 oct. 2015

‘SUMER’, una película de animación española que triunfa en el mundo



El futuro desolador que desde hacía años se había anunciado para la Tierra se ha cumplido. El planeta es un lugar donde no hay vida. Animales y plantas se extinguieron décadas atrás. Tan solo una colonia humana sobrevive encerrada en una ciudad colmena llamada SUMER. Uno de sus habitantes es Hermes, un joven que vive solo y que descubre algo que llama su atención mientras observa el desierto desde una azotea.

Así comienza la acción que se desarrolla en el corto SUMER, dirigido por Álvaro García, un VFX Artist español que vive y trabaja en Londres como Layout Artist y Technical Animator en MPC. SUMER es su primer proyecto de animación. Lo empezó en noviembre de 2011 como un trabajo de fin de máster en la escuela de animación CICE de Madrid, donde estudiaba. Sin embargo, «dada la envergadura del proyecto decidí no entregarlo y seguir su realización de una forma independiente, con la ayuda de otros artistas», explica García a Yorokobu. Tres años después, en septiembre de 2014, lo terminó.

Sin embargo, siguió construyendo un universo paralelo en torno a la acción. El corto es solo la punta del iceberg de todo el proyecto. Queda aún mucho por contar, en palabras de su director.


De momento, la trayectoria de SUMER podría calificarse de exitosa. El corto ha sido seleccionada por más de 50 festivales en todo el mundo, incluyendo el Cleveland International Film Festival, un festival calificado para los Óscar, apunta García, y el prestigioso New Port Beach Film Festival. Y ha ganado ya otros como el Irvine Films Festival y el Phoenix Comicon.

Lo que empezó siendo un proyecto en solitario se ha convertido en un trabajo de equipo. «Poco a poco fui contando con la colaboración de varios artistas, incluyendo antiguos alumnos de la escuela, profesores y gente que trabajaba dentro de la industria del cine. Con su ayuda, pudimos establecer unos cimientos sólidos para que el proyecto pudiese avanzar hasta el final, algo que es realmente complejo dado que todos teníamos diferentes disponibilidades y horarios».

Ningún organismo público ha financiado el trabajo. La mayor parte del dinero necesario para su realización está basada en patrocinadores que cedían sus servicios, como es el caso de LaSalle/Medialab, que les prestó sus instalaciones para hacer la captura de movimiento para la animación final. Pero licencias y banda sonora han sido costeadas por el propio bolsillo de Álvaro García. «En definitiva, no hay ni un céntimo que venga de forma externa», asevera.

sumer-2

García cree que hay mucho potencial en los profesionales españoles de animación, entre los que asegura que hay personas con mucho olfato y un gusto extraordinario. La prueba de ello es que la plantilla de importantes empresas de VFX como MPC, donde él mismo trabaja en Londres, están llenas de españoles que consiguen que las grandes producciones salgan adelante.


Sin embargo, apenas hay apoyo a esta industria por parte del Gobierno español, de quien cree que no ha entendido el potencial que tiene. «Sin ayudas fiscales, sin una industria constante, sin unos salarios competitivos… España corre el riesgo de convertirse en la mano de obra barata y con unos gaps entre película y película que pocos trabajadores pueden permitirse, y al final optan por tomar un avión e irse», se lamenta el director de SUMER.

Y da un último consejo a quienes quieran iniciarse en este camino: «estudia en España, pero no te limites a un solo país para desarrollarte».

Fuente: http://www.yorokobu.es/sumer/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada